(6-jul-2018) Queridos amigos: ya está muy próximo el Encuentro Nacional de Servidores de Santuarios.

Nos encontraremos, como siempre, en la Casa Franciscana, de San Antonio de Arredondo, Córdoba; del 23 al 26 de Agosto de 2018.

El costo de los tres días es de $2.850,oo.

El lema que nos acompaña este año es: “Naturaleza y los pobres,santuario de Dios”.

Teniendo como referencia la carta encíclica Laudato Si' del papa Francisco, sobre el cuidado de la casa común, es que mandamos las siguientes sugerencias, para reflexionar en nuestros Santuarios.


Laudato si…

“Alabado seas mi Señor” cantaba San Francisco de Asís. En ese hermoso cántico nos recordaba que nuestra casa común es también como una hermana, con la cual compartimos la existencia, y como una madre bella nos acoge entre sus brazos:

“Alabado seas, mi Señor, por la hermana nuestra madre tierra, la cual nos sustenta, y gobierna y produce diversos frutos con coloridas flores y hierbas.”

....Los cristianos estamos llamados a “aceptar el mundo como sacramento de comunión, como modo de compartir con Dios y con el prójimo en una escala global.

Creo que  Francisco es el ejemplo por excelencia del cuidado de lo que es débil y de una ecología integral, vivida con alegría y autenticidad.

(13) El desafío urgente de proteger  nuestra casa común incluye la preocupación de unir a toda la familia humana en la búsqueda  de un desarrollo sostenible e integral. El Creador no nos abandona.. no se arrepiente de habernos creado. La humanidad aún posee la capacidad de colaborar  para construir nuestra casa común.


SUGERENCIAS PARA LA REFLEXIÓN

  • Somos servidores-cuidadores de: nuestras familias, de nuestros hermanos, del Santuario, del barrio en que vivimos, de nuestra ciudad o pueblo, de la naturaleza.
  • ¿Qué gestos, actitudes, acciones muestran esta realidad?
  • Los peregrinos que van al Santuario viven esta misma realidad. ¿Lo vemos, sabemos que también ellos son servidores-cuidadores tal como somos nosotros? ¿Cómo acompañamos esto?
  • Los peregrinos van al Santuario con mucha fe confiados en que Dios, la Virgen y los Santos los escuchan, los asisten y los sostienen. Muchos de ellos sufren las consecuencias del descuido de nuestra “casa común” la tierra. Lo vemos cuando acontecen inundaciones, sequías…  cuando no nos cuidamos entre nosotros como debemos y somos partícipes y espectadores de la soledad, el abandono, la exclusión, la pobreza extrema….
  • Estamos seguros de que sus reclamos, sus pedidos, sus acciones de gracia son escuchados por Dios.
  • Nuestro Santuario ¿recoge estos reclamos y devuelve en gestos, palabras, actitudes, compromiso, predicaciones, a la vida de la gente?

Reflexionar juntos es necesario para ir a compartir lo que realmente sucede en nuestros Santuarios!!!!


Bendecidos por nuestra Patrona la Virgencita de Luján, nos unimos en un cálido abrazo!!!